martes, 27 de enero de 2015

¿Los buenos buenos?

El miércoles 21 de enero, el camión en que viajaba de regreso a la ciudad fue requisado a las cinco de la tarde en el punto de control de la carretera de Santa Cruz del Sur.

Antes de llegar al sitio conversaba con otros pasajeros sobre las requisiciones que se han incrementado últimamente en dicho lugar –desconozco si en todos los puntos de control del país sucede lo mismo –. Y hasta me atreví a decirles:

–Hoy no nos registrarán. Hoy se están llevando a cabo las conversaciones de concordia y entendimiento entre Cuba y los Estados Unidos.

Lo expresé con toda sinceridad, porque los mensajes que nos hicieron llegar desde sus tribunas los presidentes de ambos países fue un mensaje de paz y de ardientes deseos por sacar adelante a la sociedad cubana, que tanto lo necesita. Podía agregar además el júbilo con que más del 90 por ciento de la ciudadanía acogió los acuerdos y, teniendo en cuenta que la Revolución es del pueblo, que desde hace años se viene promoviendo por nuestro presidente un cambio de mentalidad en la directriz nacional y en toda la población, que era precisamente ese día cuando se estaban negociando cuestiones claves sobre la gran cantidad de convenios acordados, quedaba completamente fuera de lugar una requisa para incautaciones arbitrarias. 

El chasco fue tremendo. Estaban requisando a todos los vehículos que cruzaban desde o hacia Camagüey. A nuestro camión de pasajeros subió un par de policías gruesos y grandes, idénticos a los atletas de lucha greco-romana. Uno de ellos, al cruzar la puerta de entrada, antes de comenzar la inspección dijo muy alto, para que todos escucháramos:

–¡Este año vengo que no creo ni en camarones ni en pescados!

Y acto seguido fue apretando maletín por maletín de cada pasajero como suyos, al mismo tiempo que iba preguntando a quiénes pertenecían. Por último, al no encontrar lo que buscaban, bajaron del camión a un jovencito que traía dos porrones de puré de tomate. Lo bajaron del camión y lo dejaron detenido. El camión continuó viaje y fue entonces cuando escuché a los pasajeros hablar de las arbitrariedades y falta de compostura de los dos policías. Todos habíamos callado cuando debimos protestar, incluso yo. Sentimos miedo a enfrentarnos a los dos gigantes para al final, como siempre sucede, perder el pleito. Ellos siempre tienen la anuencia de sus superiores.

En términos legales, ¿esa arbitrariedad del registro en público no está vedada en nuestras propias leyes? ¿Es que ya no basta con prohibirle al pueblo comer carne de res, langostas y camarones, sino que ahora también van a prohibir comer pescado y transportar puré de tomate? ¿Puede considerarse ilícito que un ciudadano cualquiera transporte dos porrones de puré o cualquier otro tipo de mercaderías puestas a la venta libremente en cualquier sitio del territorio nacional?

El pueblo comenta que la obesidad de algunos funcionarios se debe a esas requisas arbitrarias, porque no todo lo decomisado va a parar a los círculos infantiles, hospitales, ni a casas de abuelos. Pero, además, ¿qué daño puede causar a la sociedad que un ciudadano cualquiera se busque la vida en cualquier negocio que apenas le proporcionará el pan de cada día?

¿Jorge Luis Tapia sabe de esas arbitrariedades? No lo creo. Un hombre que desde que llegó a esta provincia no ha hecho más que ocuparse de encaminar el inmovilismo en que estábamos sumidos, debería tener sobre su buró esta queja. Y más aún. Recuerdo cuando nos pidió a los intelectuales proyectos para el desarrollo. Hace tiempo estoy trabajando en un proyecto vial que pienso enviarle muy pronto. Pero ahora se me ocurre una sugerencia adicional: ¿por qué no se les ofrece a esos policías obesos una caballería de terreno, se le facilitan créditos para herramientas y semillas y se les compra todo el puré de tomate que, junto a su familia, sean capaces de producir en su finca, para que conozcan verdaderamente el sacrificio de la productividad? 

Debemos hacerles conocer a cada uno de estos uniformados, cuyos sueldos solventa la sociedad en pleno, que ellos existen para proteger, para dar asistencia, para cuidar los intereses del ciudadano, para tratar con benevolencia aun cuando se cometa un delito; no para esquilmar como a mansas ovejas una población que "lucha" el peso diario para malamente alimentarse. En un país sumido en la incapacidad industrial y agropecuaria, el derecho a sobrevivir gracias a cualquier pequeño negocio, debe entenderse válido.

Hace algunos años veíamos por la televisión un comercial donde un niño se acercaba a un policía y le gritaba: "¡Policía, policía, tú eres mi amigo!".¿Es válido esto en referencia al punto de control de la carretera de Santa Cruz del Sur? ¿En realidad estos tipos de agentes son los buenos buenos?

 

Pedro Armando Junco



__________ Information from ESET Smart Security, version of virus signature database 11008 (20150113) __________

The message was checked by ESET Smart Security.

http://www.eset.com

martes, 13 de enero de 2015

¡Dos pasos emergentes!



La gente comenta sus opiniones. Cada persona imagina el futuro y rara vez coinciden los criterios. El hito del Día de San Lázaro ha volcado la imaginación ciudadana hasta concebir las vertientes sociales menos imaginables, sobre todo inconsecuentes con los lineamientos oficialistas. Porque si algo de error se le puede señalar al ministro Murillo, es su creencia de que es posible efectuar cambios económicos sin siquiera tocar una esquina de los postulados sociales y políticos. Ese dogma no solo es erróneo, sino antidialéctico. Antimarxista.
Sin embargo, coincido con los que piensan que antes de las reformas constitucionales y la diversidad de partidos políticos, urgen otros cambios sociales que frenen la desintegración de la nación cubana, ofreciendo a los ciudadanos de a pie, o sea, a la totalidad del pueblo, la oportunidad de ascender en sus niveles de vida y proponerse metas de desarrollo real y fructífero a corto y mediano plazo. Porque el partido único puede permanecer hasta que las nuevas generaciones de cubanos que nos sucederán decidan qué hacer con él; hay mucho de verdad en la politiquería del multipartidismo. Por nuestra parte, un partido no tiene por qué ser una copia china ni vietnamita, que no por gusto vivimos en otro hemisferio; nuestro partido único pudiera abrirse a toda la población: no ser exclusivo, sino inclusivo. Pudiera admitir en sus filas no solo a los alcohólicos y débiles mentales, sino también a los moderados y a los “opositores”. Solo así podríamos afirmar que el Partido representa al pueblo. Negar esto es castrar el derecho ciudadano constitucional a participar en el Gobierno del país, que es diametralmente antidemocrático. Inclusive, dentro de este mismo partido único se pudieran consentir dos corrientes: la extrema izquierda de los acomodados que no quieren el cambio (cuya reacción al paso presidencial ya la están formulando mediante los medios difusivos que ellos controlan)  y el centro izquierda de los marginados, ya que en la nomenclatura comunista la “derecha” es una mala palabra.     
De esta manera el ciudadano común, con voz y voto oficial, podría colocar en el foro sus inquietudes y sus discrepancias; en fin, sus ideas de cómo debe marchar la sociedad en pleno, sacando de las manos de unos pocos el derecho a ordenar y desordenar. En un Partido inclusivo no podrían los funcionarios del Ministerio de finanzas y precios ponerle a la venta a un trabajador cubano un jabón Palmolive cuyo precio representa el 20 por ciento de su salario mensual.
El segundo paso de suma urgencia estaría encaminado a la creación de instituciones verdaderamente no gubernamentales, sobre todo un sindicato libre, capaz de explicarle al Ministerio de economía que un obrero de empresa mixta (entiéndase de inversión extranjera) no tiene por qué renunciar al 92 por ciento de su salario bajo el pretexto del desequilibrio social; primero, porque un trabajador que se sabe explotado no trabaja con eficiencia… o no trabaja (esta ha sido la causa principal del desastre económico del país), y segundo porque la solución está en elevar los salarios de aquellos que no ejerzan sus funciones en empresas mixtas. Si se tiene exceso de dirigentes, de Ejército y policía, de organismos improductivos y fantasmas, la solución está en darle camino a esos asalariados hacia formas inmediatas de producción, sobre todo alimentaria, y no esquilmando al que produce para mantener a los improductivos. 
Claro que estas dos medidas de indiscutible emergencia deben estar sustentadas por la apertura de los medios difusivos sin censura y el acceso a información global, como es el caso de Internet para todos. ¡No podemos dejarles a Pánfilo y Chequera toda la carga!

Pedro Armando Junco

lunes, 29 de diciembre de 2014

Una nueva realidad

El pueblo de Cuba recibió la noticia de las nuevas relaciones con Estados Unidos de la misma multitudinaria manera que dos generaciones atrás recibiera el triunfo de la Revolución y la caída de Fulgencio Batista. Una y otra vez se produjo un consenso casi general en la ciudadanía. En 1959 se lanzaron multitudes a la calle. Ahora lo habrían hecho si las organizaciones de masas estatales las hubiesen convocado. Aquella vez la explosión del entusiasmo no tuvo límites. En esta ocasión lo frenó la sorpresa y el temor a “meter la pata”. Los que pensamos un poquito estábamos seguros de que este momento llegaría, pero nunca lo esperamos tan pronto. Subestimamos la capacidad política de nuestro presidente.

Este pueblo eufórico de hoy es el mismo, con idéntica idiosincrasia, aunque con diferentes personajes. Los individuos vienen y se van, como muy bien puntea la canción de Julio Iglesias: “unos que vienen y otros que se van”. Una generación nace y muere, pero algunos de los rasgos distintivos permanecen en la siguiente. Así somos de entusiastas los cubanos. Tanto es así que a veces aplaudimos hasta lo que nos puede costar el futuro.

Debemos señalar que siempre existen individualidades y minorías en desacuerdo. Y es bueno recordarlas, porque también ellas tienen el derecho a la oposición y a refutar dialécticamente las fisuras que ven en la alegría de los otros. La verdad le pertenece solo al tiempo. Y el tiempo dirá de qué lado está la razón. Entre esas minorías que no ven como positivos los acuerdos se hallan muchos que 56 años atrás aplaudieron lo que muy pronto refutaron y tienen razón para dudar, fundamentalmente los de la otra orilla que lo dieron todo por una causa que luego no les pareció la esperada. En este juego de naipes nadie es capaz de conocer cuál es la carta premiada. Para ellos el respeto y la conmiseración de los hombres pensantes. En realidad no son “grupúsculos”, sino personas frustradas… Del lado de acá, aunque no se atreven a expresarlo, hay quienes miran vacilar sus privilegios. Sobre todo esos elementos parásitos que han vivido siempre expresando consignas que hoy han quedado en desuso.

Aquellos que, por haber perdido seres amados en esta guerra absurda de más de medio siglo han convertido su dolor en odio, tienen derecho al “rencor eterno” del que nos habla José Martí en Abdala. Pero nosotros tenemos el deber de hacerles concebir un cambio próspero en todas sus vertientes: económicas, políticas, sociales, etc., porque “el odio no construye”, dijo el Maestro; y no solo está en juego el bienestar paulatino a corto plazo, sino el urgente detenimiento de la desintegración que difumina por el mundo a la nación cubana.

¿Qué pretenden hallar los que se oponen? ¿Derrocamiento para vengarse de aquel que alguna vez le hizo daño terrible? A veces la justicia no está en la mano de los hombres y el mejor castigo es mostrarle al que nos hizo el daño que le fue inútil su empeño, porque al final estamos de pie y tan erguidos, que tienen que levantar la vista para mirarnos a la cara. Pienso que no hay mejor venganza sobre la tierra.

Por eso hoy debemos mostrar al mundo aquellos criterios que ayer pudieron tomarse como frases del enemigo. Al pasar frente a la casa de alguien que le escuché decir cosas terribles del presidente Obama, le manifesté desde la otra acera: “Primo, ¡ya Obama no es malo!”

Sé que falta un buen trecho por andar, pero ya partimos cuesta arriba. Ya emprendimos el camino donde hace medio siglo estábamos plantados al sol, en la línea de salida. Quizás haya que hay que modificar hasta la Constitución de la República, que urge desmantelar los monopolios de información e infraestructura nacional. Todo eso y mucho queda por hacer.

Tengo fe en el grupo de asesores que rodea al actual presidente de Cuba. Saludo la valentía del presidente Obama y de su equipo al aceptar el reto que ninguno de sus antecesores se atrevió a esgrimir. Si algo queda por esclarecer a los que predican modelos utópicos perpetuos, es que no hay en el campo que nos ocupa posiciones monolíticas ni legislaciones eternas según la dialéctica; todo está sujeto a cambios. Y es deber de todos llevar a feliz término esos cambios, pensando ante todo en el bienestar de la población.

Por eso yo sueño –y no se rían, por favor –con viajar por la carretera Habana-Cayo Hueso, que estuvo en proyecto y nunca se ha llevado a cabo. Sueño con la posibilidad de construir el Canal por la llanura Habana–Matanzas, que ingresaría al país una riqueza mayor que lo que se espera del Mariel debido a la viabilidad de todo el comercio de norte a sur y viceversa en el continente, porque agregaría, además de la compensación por el tráfico marítimo, una zona franca casi tan importante como la panameña. Sueño, ¿por qué no? –aunque a Maduro no le guste –con un tratado de libre comercio Cuba–Estados Unidos para que cada familia cubana en el exterior, sin pagar intereses aduaneros, les haga llegar el carrito viejo que desecharon, a todos los que hoy andan en bicicleta. (Es bueno acotar que cuando eso llegue, el dueño de la ciudad que eliminó los parqueos de automóviles porque piensa que los cubanos solo saben andar a pie, va a tener grandes tropiezos de ubicación automovilística).

Eso y mucho más podemos soñar, siempre que la paz, el amor y la concordia sean la premisa fundamental de todos.

Nos vemos el próximo año.

 

Pedro Armando Junco

 

 

 

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Feliz Navidad

Desde mi blog deseo enviar a todos aquellos que siguen mi blog las más cálidas felicitaciones navideñas. Ruego a Dios que el próximo año 2015 traiga a todos los cubanos por igual –a los de dentro y a los de afuera –el bienestar que tanto anhelamos. Que la paz y el amor legados por Jesús a la hora de partir, llene nuestros corazones y nuestras vidas.

Los quiero a todos, mucho. Un abrazo,

Pedro Armando  Junco

 

jueves, 18 de diciembre de 2014

Ábrete, Sésamo

Cuando supe que el nuevo papa era Argentino, que había nacido en Latinoamérica, tuve la corazonada de que cambios importantes se iban a originar en nuestro hemisferio. Y aquí tenemos al primero de los milagros: el papa Francisco es el Alí Babá del siglo XXI.

¿Quién se esperaba tamaña sorpresa? Pocos, claro; porque ha sido tanta la propaganda del odio, que millones de compatriotas estaban incapacitados para vislumbrar un arreglo político considerable entre Estados Unidos y Cuba sin necesidad de “tumbar” este Gobierno. Puedo afirmar que tantas objeciones morbosas por los medios oficialistas del país, obraron para que millones de cubanos hablaran mal, a diario, en cualquier sitio público, del presidente Obama; hasta ayer miércoles 17 de diciembre, antes del mediodía. Así también, decenios atrás se habló mal de los curas y de sus creencias. Solo quienes hemos echado al aire ideas de reconciliación a pesar de la crítica de muchos que se hacen llamar “amigos”, intuíamos el momento que cristalizó hace solo unas horas, para sembrar un hito histórico incuestionable.

Pienso que ha llegado el momento de la verdad, de la inteligencia, de la concordia. Se está logrando. Quedan heridas y cicatrices –yo las tengo –, pero dijo el Maestro que “amar es más útil que odiar”. Y ha tocado a la puerta la hora del perdón por el bien de un pueblo que se ha venido desintegrando paulatinamente y que ya no consigue resistir más, o desaparece como nación. Puede que todavía los papagayos cacareen de un lado y otro del Estrecho. Pero su escarceo será silenciado por la voluntad de dos pueblos y de dos presidentes que han evaluado con cordura el daño evitable y han cortado de cuajo la cadena del odio. 

El canje de espías estuvo equilibrado. Pero esto no solo implica la liberación de prisioneros que causaron daños materiales y humanos en ambas partes, sino el compromiso bilateral de eliminar métodos escabrosos o, al menos, llevarlos a cabo con mayor cautela. Si a esta toma de decisiones se puede agregar eximir a Cuba de la lista de países propiciadores de terrorismo, he aquí otro paso más en el entendimiento y un firme puntal que evitará cualquier propensión futura a malos hábitos.

Quedan, expresó el presidente cubano en su alocución, muchos otros asuntos que resolver. Faltan, del lado de allá, leyes que derogar; del lado de acá, cláusulas constitucionales que reformar. Pero, como escuché a un campesino amigo en el día de ayer cuando la noticia: “No cojamos a Zamora en una hora”.  El pueblo de Cuba está feliz, está esperanzado. Ya escuché decir a personas que preparaban las maletas para emigrar: “vale la pena esperar un poquito”. Y yo los aplaudo, porque el hombre en tierra extraña, escribió también el Maestro, “es un árbol plantado en el mar”.

Sé que los papagayos y los fanáticos estarán a grandes temperaturas. Ha de ser muy duro para ellos repetir ahora todo lo contrario de lo que vociferaban antes del mediodía de ayer. Carcomerán su odio y buscarán el sitio ideal donde esconder su pico. Porque la verdad, a la larga, siempre sale a flote. Y si, cuando se le otorga voz a los que critican, se escuchan verdades que han pasado por alto los más sordos, ¿por qué tildan de traidores a quienes soñamos un futuro de paz, de justicia y de entendimiento?

No tengo palabras para agradecer al papa Francisco lo que ha hecho por la nación cubana. Por eso, quiero terminar este pequeño enunciado con la oración representativa de quien él tomara su nombre, para decirle desde mi oscura cueva: ¡Qué bien lo ha hecho!

 

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:

donde haya odio, ponga yo amor,

donde haya ofensa, ponga yo perdón,

donde haya discordia, ponga yo unión,

donde haya error, ponga yo verdad,

donde haya duda, ponga yo la fe,

donde haya desesperación, ponga yo esperanza,

donde haya tinieblas, ponga yo luz,

donde haya tristeza, ponga yo alegría.

 

 

Pedro Armando Junco

 



__________ Information from ESET Smart Security, version of virus signature database 10193 (20140802) __________

The message was checked by ESET Smart Security.

http://www.eset.com

lunes, 8 de diciembre de 2014

La última hoja del cardo

Sobre la última hoja del cardo

 

A mi puesto de viandas y hortalizas llegó un hombre en bicicleta a comprar ajos. Tomó tres bulbos y luego preguntó el precio. Cuando le respondí que cada uno de ellos costaba 4 pesos, se deshizo del tercero inmediatamente y quedó con solo dos en la mano. Me miró muy serio y comentó: “Esto es un abuso. El precio de estas dos cabezas de ajos representa la mitad del salario de mi jornada laboral. Soy ingeniero y mi trabajo reporta muy buenos dividendos al país…”

No pude menos que preguntarle a quién llamaba abusador y, aunque no me precisó abiertamente, quiso dejar sobre el tapete que somos los vendedores por cuenta propia quienes explotamos al pueblo. Y no me extrañó en lo absoluto, porque esta es una política que se viene manejando desde hace tiempo hasta por los medios oficialistas que, luego de haber creado el “cuentapropismo” por la incapacidad estatal de resolver el abastecimiento de productos básicos a la población y llenar un vacío laboral que de otra manera habría colmado el desempleo, ahora ataca a los trabajadores particulares.

Sin embargo, con mucha paciencia desarrollé mi retórica, puesto que ni remotamente ese señor sospechaba con quien estaba conversando, y le expliqué que cuando un vendedor vende a 4 pesos una cabeza de ajo es porque la compró en el mercado libre a 3.50; que aquel que la vendió en ese mercado libre la compró a 3 pesos al que la comercializa al por mayor y este, seguramente a dos pesos al transportista que, por supuesto, no es quien lo cosecha. Y es de suponer que el productor lo liquida a un peso solamente. Le agregué que tanto el que lo cosecha, como el transportista, como el intermediario, como el vendedor del mercado y el que se lo pone en sus manos, tenemos que pagar altos impuestos al Estado por el derecho a efectuar el comercio. Pude señalarle, además, que cada una de esas cabezas de ajo han rendido al Estado una mayor ganancia en sus cinco imposiciones que la que haya alcanzado el más afortunado de sus manipuladores. Y le expliqué también que el valor real de cada bulbo es 16 centavos en CUC, la moneda con la que él seguramente adquiere en las shopping el aceite, el pollo, y cuantos productos de primera necesidad están fuera del marco liberador del cuentapropismo. Así que, si esas dos cabezas de ajo con un valor de 32 centavos representan la mitad de su jornada laboral como ingeniero de alta categoría, no era preciso utilizar una calculadora para enterarse que su salario es de 64 centavos por día de trabajo. Y terminé haciéndole entender que si el vehículo que lo transportaba desde su casa al taller y viceversa era una bicicleta, debía enterarse que quien lo estaba explotando no eran, precisamente, los trabajadores por cuenta propia. .  

Supe callar que es lamentable que un escritor reconocido tenga que vender por las tardes viandas y hortalizas en la cochera de su casa para no verse impelido a delinquir como medio de subsistencia. O que un médico ausculte primero la mano que trae una jaba con alimentos antes que el cuerpo del paciente. O que otros ingenieros o técnicos o especialistas en cualquier rama como él, según la oportunidad que ofrezca su centro laboral, atienda primero los “chivos” de la calle que a su función competitiva. O, lo que es peor: que los que sin producir un centavo se llenen la boca con la palabra revolucionarios o militantes del Partido para vivir casi como millonarios.

No sé si el hombre se marchó satisfecho con la explicación que le proporcioné gratis, junto a las dos cabezas de ajo a 4 pesos. Lo que sí sería muy beneficioso para todos que los medios difusivos del país publicaran crónicas como esta.

 

Pedro Armando Junco

 



__________ Information from ESET Smart Security, version of virus signature database 10193 (20140802) __________

The message was checked by ESET Smart Security.

http://www.eset.com

jueves, 27 de noviembre de 2014

El pan nuestro de cada día

El pan nuestro de cada día

 

 

El modo de producción de la vida material

domina en general el desenvolvimiento

de la vida social, política e intelectual.

 

Carlos Marx

 

El miércoles 19 de noviembre, cuando iba de visita a mi terruño natal allá por el municipio Santa Cruz del Sur, al vehículo en que viajaba lo requisaron en el punto de control del kilómetro 6 de dicha carretera. Mi extrañeza fue enorme, pues no le vi sentido a registrar los pasajeros de vehículos que vayan desde la ciudad hacia el campo, puesto que la costumbre policial ha sido siempre inspeccionar el retorno a la ciudad hasta ver si pescan materiales ilícitos: carne de res, mariscos, quesos, porrones de leche, etc. Porque estos elementos mencionados, aún surgiendo de manos propias por campesinos trabajadores particulares, pertenecen al monopolio estatal. Tantas veces he dicho que esta medida es una de las principales barreras que frenan el desarrollo de nuestra economía agrícola, que ya hasta me da vergüenza repetirlo.

Pero cachear los equipajes a las personas que van hacia el campo me causó asombro y, aunque escuché opiniones diversas entre los demás pasajeros del camión en que viajábamos, pensé que el móvil de aquel registro tendría alguna razón excepcional de mayor peso, y no una rutina consuetudinaria.

Escuché decir que no se permite adquirir en “El Hueco” (el más importante mercado de productos alimenticios de la ciudad, popularmente llamado “candonga”) al por mayor, mercancías liberadas y llevarlas al campo para ser comercializadas, porque eso constituye un modo ilícito de sobrevivir, y por eso las confiscan. Un saco de viandas, varias ristras de ajo o de cebollas, una jaba con grasa de puerco, pueden convertirse en pruebas delictivas de un modus operandus condenable…

Cuando llegué al poblado de La Jagua tuve la sorpresa mayor. A un hombre con retraso mental, cuya manera más honrada de sobrevivir es comprar panes liberados en Santa Cruz del Sur para venderlos en Arroyo Blanco (a casi 40 kilómetros de distancia) y ganar un peso per cápita, no me causó gracia de ningún tipo.

Al hombre le confiscaron 20 panes. Y hasta me acordé del famoso hurto de Jean val Jean en la novela de Víctor Hugo. Porque el hombre, trabado de lengua y nervioso todavía, contaba a un grupo de personas que, al llegar al punto de revisión, colocó el saco de panes en el departamento que los camiones de pasajeros tienen encima de la caseta y se alejó de él; y que el policía, al subir al camión y detectarlo, pronunció muy alto:

–A ver, ¿de quién es este saco de panes para ponerle una multa de 1500 pesos ahora mismo?

Con esos palos, ¿quién dice que “ese saco es mío”? –contaba el pobre retardado, tartamudeando. Pero en su ignorancia legítima se hallaba contento porque, según él, se había librado de una multa impagable y solo había perdido los panes en esta oportunidad. Hasta agradecido se hallaba por la advertencia policial, sin caer en cuenta que ese grito de alerta del oficial del orden, no fue otra cosa que una amenaza encubierta para que nadie abriera la boca y reclamara la propiedad del saco… y quedárselo.

En primer lugar, sería bueno poner en tela de juicio la actitud de ese policía que se complace en despalillar a ciudadanos pobres, recurrentes a esos miserables comercios para sobrevivir porque, además de nada tener de ilícitos, ya que las panaderías venden sus productos liberadamente a precios muy altos, la ciudadanía los acepta como mesurados y paga un peso o dos de más porque se los lleven a sus casas. Aquí en Camagüey, desde la madrugada, decenas de ciclistas con un cajón a la parrilla, pregonan sus panes y los venden y la policía no se mete con ellos.

En segundo lugar, esos decretos de la época de José Abrahantes están fuera de lugar en una sociedad que se encamina (o al menos pretende encaminarse) hacia el progreso, el respeto, el bienestar y la justicia ciudadana. Muchos somos los que, a diario, alertamos sobre la necesidad de abrir y no cerrar caminos. Porque el fin de una nación tan bella, tan humana, tan carismática como la nuestra puede traerlo como resultado ese andar un paso hacia adelante y dos o tres hacia atrás igual que el vecino de Pánfilo que estuvo durmiendo 26 años en coma…

Pedro Armando Junco

 



__________ Information from ESET Smart Security, version of virus signature database 10193 (20140802) __________

The message was checked by ESET Smart Security.

http://www.eset.com



__________ Information from ESET Smart Security, version of virus signature database 10193 (20140802) __________

The message was checked by ESET Smart Security.

http://www.eset.com